¿Tienes una relación de buen trato?

 

"Sólo una cosa vuelve un sueño imposible: el miedo a fracasar" (Paulo Coelho)

“Sólo una cosa vuelve un sueño imposible: el miedo a fracasar” (Paulo Coelho)

Es cada vez  más frecuente que una pareja en situación de crisis demande terapia de pareja. Esto es así porque en los últimos años ha aumentado la confianza en la labor profesional de psicólogos/as y las técnicas psicoterapéuticas han demostrado su eficacia. La resistencia a acudir a terapia va disminuyendo y la libertad para plantear el malestar que sufrimos va ganando a la vergüenza, al afán de invisibilizar el problema y al miedo al cambio.

En la medida en que cada miembro de la pareja es diferente, es inevitable que los conflictos surjan en el día a día. Pero la verdad es que el saber abordar los conflictos constituye una oportunidad de cambio y permite el desarrollo individual y el crecimiento de la relación. La mayoría de las parejas que buscan ayuda profesional lo hacen porque no ha desarrollado estas estrategias, y con el tiempo se generan  problemas en la comunicación, aburrimiento, sensación de estancamiento en una vida marcada por la rutina, insatisfacción sexual, infidelidades, o sensación de que nada importa para el otro. En la mayoría de los casos que buscan ayuda han pasado muchos años desde que empezaron a percibir este deterioro o desgaste.

Abordar los conflictos constituye una oportunidad de cambio y permite el desarrollo individual y el crecimiento de la relación

Aunque el éxito de la terapia aumenta en las primeras fases de conflicto o malestar, nunca es tarde si las dos personas de forma activa sienten que es el momento de hacer algo más o algo diferente, con el objetivo de analizar lo que les pasa, tomar decisiones e implicarse en establecer cambios.

La demanda inicial de la pareja es conseguir volver a quererse y sentirse satisfechos con todos los aspectos de la relación, pero es necesario valorar estas expectativas teniendo en cuenta muchos factores. En la primera consulta, planteo tres preguntas que aclaran aspectos sobre las expectativas, la motivación y el grado de implicación de cada uno de los miembros de la pareja. Cuando esto se analiza, la realidad que se observa es que permanece en las parejas una forma de amor que genera, por un lado, una expectativa de unión eterna, y por otro, una acumulación de frustraciones, decepciones y distanciamientos que están muy lejos del ideal romántico, del recuerdo del pasado en común y de todo lo que uno esperaba cuando tomó la decisión de iniciar un futuro en compañía del otro.

El trabajo psicoterapéutico consiste en evaluar todos estos aspectos cognitivos, conductuales y emocionales para trabajar sobre la realidad de la relación. El objetivo es conseguir  que cada miembro de la pareja pueda encontrarse bien consigo mismo, y utilizar este potencial para dar lo mejor de sí mismo a la relación, y así aumentar su grado de satisfacción personal y con el otro.

Está claro que los dos miembros son parte del problema, pero también son parte de la solución. Para encontrarla, se utilizan técnicas de habilidades sociales (de comunicación, empatía, solución de problemas, etc), pero también de desarrollo personal (toma de conciencia con las emociones, huída de procesos de dependencia emocional, de mejora de la autoestima y la autoeficacia, etc). Lo que buscamos es el establecimiento de relaciones de buen trato entre dos personas que pueden aprender del conflicto, adaptarse y buscar soluciones conjuntas.

Esto es posible en muchas ocasiones, pero otras veces, la terapia sirve para que la pareja acepte que su relación ha llegado a su final.  Al final de la terapia las parejas deciden seguir juntos o no, pero esta decisión es libre, consciente, hablada y consensuada. Si se produce la ruptura, la tarea es afrontar que lo adecuado es hacer este final lo menos doloroso y traumático posible, y la terapia tendrá el objetivo de ayudar a cada miembro a encontrar su propio camino en busca de su bienestar personal.

Aceptar y afrontar que una relación ha terminado, desde este punto de vista, no supone una derrota o un fracaso porque se entiende que el éxito está en cerrar algo que no va bien y que no aporta beneficios individuales. ¿O alguno de nosotros mantendría un negocio que llevará años y años dando pérdidas? Seguramente que ante esta pregunta cualquiera respondería que el éxito está en asumir la realidad y poner en marcha acciones de cambio para progresar y mejorar en nuestra vida.

Una respuesta a “¿Tienes una relación de buen trato?

  1. Pingback: ¿Cuál es tu historia de amor ideal? |·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s