“QUERERNOS Y CUIDARNOS” Emociones, salud y género.

Las dos oposiciones, los niños, cuatro partos, mil anginas y cincuenta Kilogramos servidos de embarazo. Las bolsas de la compra. Las prisas y tus sueños...Sí señor, mi esqueleto ha vivido conmigo cada instante y hoy me pasa factura. Pues los huesos, mejor que un diario, registran nuestra historia como nadie. (Juana Castro)

Las dos oposiciones, los niños, cuatro partos, mil anginas y cincuenta Kilogramos servidos de embarazo. Las bolsas de la compra. Las prisas y tus sueños…Sí señor, mi esqueleto ha vivido conmigo cada instante y hoy me pasa factura. Pues los huesos, mejor que un diario, registran nuestra historia como nadie. (Juana Castro)

De las mujeres como motor de cambio individual y de trasformación social. Partiendo del cambio personal, desde el empoderamiento en nuestra salud, hacia una dimensión colectiva de empoderamiento de género. De la capacidad de tomar decisiones orientadas a la prevención y protección de la salud con un enfoque de género. Estas ideas fueron el punto de partida de mi participación en el acto que organizó el Ayuntamiento de Bienvenida con motivo del Día Internacional de las Mujeres 2015.

20 años después de la Cuarta Conferencia Mundial de la Mujer celebrada en Pekín, aun se hace indispensable renovar los compromisos para el avance en la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres.

Entender la salud desde la perspectiva de género  explica las formas de vivir, de enfermar y morir de hombres y mujeres y puede mejorar las intervenciones para alcanzar el mejor nivel posible de salud y bienestar y reducir las inequidades en salud por razón de género.

mujer y salud

 

 

¿Cuáles son las principales diferencias en la salud de hombres y mujeres?

multifactorial

  • En primer lugar, tenemos que aceptar la evidencia de factores biológicos,  diferencias en la forma y funcionamiento del cuerpo de hombres y mujeres que dan lugar a diferencias en el nivel de salud y en las formas de enfermar y morir.
  • Las mujeres viven años… porque tienen hábitos de vida más saludables que los hombres y menos comportamientos de riesgo para la salud.
  • … Pero las mujeres viven con peor estado de salud que los hombres, en relación a su posición social más desfavorecida.
  • Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en mujeres y el cáncer en hombres.
  • El cáncer más frecuente en la mujer es el tumor maligno de mama, aunque el cáncer de pulmón va en aumento, después de haber pasado unas décadas de la incorporación de la mujer al consumo de tabaco.
  • Los hombres y las mujeres adoptan estilos de vida diferentes porque los roles establecidos socialmente así lo imponen.
  • roles diferenciados
  • La socialización de género da lugar a consecuencias en la salud de ambos sexos. Para las mujeres, se ha sobreestimado la dimensión afectiva, lo que determina ciertas responsabilidades como el cuidado y la necesidad de vivir en los otros. Mientras, los hombres sufren la represión de los afectos y de la empatía y se ven sometidos al mandato de la fortaleza, el control, la competencia y el dominio, dando lugar a determinadas conductas de riesgo y dificultad para adoptar conductas preventivas.
  • La mortalidad por accidentes de tráfico, el índice de suicidios y las muertes por sida continúan siendo superiores en varones que en mujeres.
  • Los hombres son los principales consumidores de todas las drogas, excepto en hipnosedantes, cuyo consumo está por encima en mujeres.
  • Pero medida que las desigualdades de género tienden a reducirse y las mujeres adquieren hábitos de riesgo considerados típicamente masculinos, observamos como también las consecuencias negativas para la salud se incrementan para ellas.

  •  Los factores psicosociales que posicionan a las mujeres en una situación más desfavorable generan un tipo de “malestar de género” por el mero hecho de serlo. Síntomas somáticos, depresión,  ansiedad, tristeza, estrés, trastornos adaptativos, soledad y miedo son la consecuencia de las peores condiciones laborales, de una pobreza feminizada y de la violencia de género, que en todas sus formas y expresiones constituye uno de los principales problemas sociales y de salud pública.
  • factores sociales
  • En cuanto al sistema de atención en salud, predomina un enfoque biomédico y androcentrista, dando lugar a sesgos psicosociales y a sesgos de género, respectivamente. Sería indispensable introducir la perspectiva de género en la investigación, la prevención y el diseño de los tratamientos para que las diferencias de género eliminen el reduccionismo y enriquezcan a las ciencias de la salud.
  • La invisibilidad de las mujeres les dificulta para decidir aspectos sobre su propia salud sexual y reproductiva.

Es necesario un marco sanitario que favorezca el empoderamiento de las mujeres en la salud, que les dote de estrategias de control y de cuidado en un entorno que favorezca la autonomía, la autoestima y la autoeficacia de las mujeres, en sí mismas y para sí mismas. Pero las mujeres no podemos esperar a que la solución llegue desde nuestro sistema patriarcal,  más que nunca tenemos que empezar a trabajar en nuestro bienestar, estableciendo pequeños cambios que nos recuerden que nos queremos, que valemos, y que podemos influir cada día en nuestro propio bienestar.empoderamiento en salud

 

2 Respuestas a ““QUERERNOS Y CUIDARNOS” Emociones, salud y género.

  1. Pingback: Cuando nos movilizamos para luchar contra la violencia de género |·

  2. Pingback: La violencia de género: De la invisibilidad al asesinato |·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s