Más minutos de silencio…

La prioridad en la lucha contra la violencia de género

                        La acción expresa prioridades (Mahatma Gandhi)

Acabo de asistir a otro acto de repulsa de la violencia machista. Otro minuto de silencio por los cuatro últimos casos y las tres últimas mujeres asesinadas en España a manos de sus parejas o ex parejas .  En lo que va de año la cifra de vidas pérdidas por violencia de género se eleva a 33, y son incontables otras cifras de mujeres que sufren agresiones físicas, emocionales o sexuales, a veces invisibles para la sociedad. Una sociedad habituada a incriminar el asesinato que ve casi a diario en su pantalla a la vez que permite y perpetúa el acto machista cotidiano en contra de sí misma. Que condena el asesinato a la vez que “normaliza” el sexismo laboral, la falta de corresponsabilidad doméstica o familiar y el sexismo en las relaciones afectivas.

La violencia de género es el resultado de la desigualdad entre hombres y mujeres y estos asesinatos constituyen la máxima expresión de esta desigualdad.

Es un hecho que la igualdad no surge de manera espontánea, sino que es un concepto que hay que construir en la práctica. Como componente fundamental que garantiza el desarrollo y el bienestar social, exige medidas efectivas a la ética y a la política que parten de la inversión de tiempo, presupuesto, pensamiento, personal cualificado y permanencia. ¿o acaso hubiera sido posible alcanzar hitos en la sanidad universal o en la educación pública sin estas condiciones mínimas?

Solo cuando se entienda que la única vía para erradicar la violencia de género es construir sociedades realmente igualitarias,  y las políticas de promoción de la igualdad y la lucha contra la violencia de género se definan como una verdadera prioridad  presupuestaria, asistir a un acto de condena público de un asesinato de una mujer será un recordatorio de que el proceso de cambio es arduo y  largo pero dirigido sin pausa hacia la meta: que ese minuto de silencio se convierta en la voz alta y firme de esa mujer con nombre y vida que podría haber sido la siguiente cifra en esa dramática lista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s