¿Cuál es tu trampa emocional?

foto nieves

Cada uno tenía su pasado encerrado dentro de sí mismo, como las hojas de un libro aprendido por ellos de memoria (Virginia Woolf)

En realidad todos las tenemos. Las trampas vitales son esas creencias sobre nosotros/as mismos/as y sobre el mundo que hacen más difícil nuestra vida. Nos limitan o controlan casi sin darnos cuenta de que están ahí, enraizadas y firmes como parte del concepto de nosotros/as mismos/as, porque las hemos aprendido a lo largo de nuestra vida.

Estos esquemas determinan cómo pensamos, sentimos, y nos comportamos, y también la forma en que gestionamos nuestras relaciones.

Por ejemplo, si alguna vez nos abandonaron o nos maltrataron, generaremos una trampa vital de infelicidad ante la posibilidad de estar solos.

La mayoría de las personas convivimos con estas trampas, las aceptamos y hasta las justificamos, sin llegar a cuestionarlas en ningún momento: “Yo siempre he sido…”, “yo soy así…”, “siempre me ha pasado…”

Sin embargo, la existencia de trampas a veces genera verdaderos problemas, creando patrones de vida autodestructivos en diferentes áreas (problemas de autoestima, insatisfacción, relaciones conflictivas, aislamiento, soledad, dependencia, etc.)

Young (1993) hace la siguiente clasificación de trampas vitales:

esquemas

Como ves, las respuestas a estas cuestiones son estables y difíciles de cambiar, por un lado, porque no somos conscientes de ellas, y por otro, porque en general nos resistimos a los cambios.  Cuando renunciamos a creer en un esquema, abandonamos la seguridad de saber quiénes somos y como nos hemos adaptado en nuestro entorno. Y es preferible vivir en la comodidad que introducir aspectos nuevos e impredecibles a los que no estamos habituados/as.

Para no caer en las trampas debemos conocerlas y tomar la decisión consciente de promover un cambio personal.

El cambio hacia el que dirigirse conlleva un proceso de autosuperación, que supone aprender a enfrentarnos a las tendencias autodestructivas y romperlas . Esta tarea no siempre es sencilla, y se requiere ayuda profesional siempre que el esquema esté muy arraigado o genere problemas difíciles de resolver. No se trata de conseguir la ausencia absoluta de trampas vitales, sino vivir sabiendo qué queremos ser y hacia dónde dirigirnos, aceptando algunas “trampitas”, pero sin permitir que éstas se interpongan en nuestras metas. ¿Crees que serás capaz de detectar y cambiar las tuyas?

Bibliografía: Young, J.E.,  Klosko, J. (1993). Reinventing your life (Reinventa tu vida). Cómo superar las actitudes negativas y sentirse bien de nuevo. Ed. Paidós. 
Fotografía: Nieves García Barragán

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s